TIPOS DE CÉLULA ANIMAL » Partes, características y diferencia

En este artículo puedes conocer los tipos de célula animal y sus respectivas características. ¿Por qué debería interesarte esto? porque las células juegan un papel imprescindible para el funcionamiento del organismo.

Cada tipo de célula tiene una función específica que más adelante te comentaremos y que debes conocer para poder diferenciar una de otra.

Concentraremos el artículo en las ramificaciones de la célula animal: las células sanguíneas, musculares, epiteliales, y nerviosas.

Célula animal eucariota

Existen células procariotas y células eucariotas, pero cuando hablamos de animales siempre se hace referencia a las últimas, es decir, a las eucariotas.

Una célula animal eucariota es aquella que se caracteriza por poseer un núcleo diferenciado que alberga al Ácido Desoxirribonucleico (ADN) y al Ácido Ribonucleico, es decir, al material genético de un organismo.

Ahora bien, esta característica está presente en todos los tipos de células eucariotas existentes, por eso hay que detallar un poco más a la célula eucariota animal.

Este tipo de célula se distingue por no poseer paredes celulares y tampoco plastos. Además, cuenta con centriolos y vacuolas que si bien son más pequeñas que las de las células vegetales están presentes en mayor número.

Tipos de célula animal

Destaquemos cuáles son las células animales más importantes.

Células nerviosas

celula nerviosa

Las células nerviosas son las células más famosas en todo el organismo. Estas son las más conocidas ya que conforman el sistema nervioso y sin ellas no sería posible la vida.

La función primordial de las células nerviosas es transmitir el impulso nervioso. Estas células se comunican particularmente entre sí, las unas con las otras dentro del organismo.

Las células nerviosas (neuronas), se dividen es tres tipos: neuronas sensitivas, neuronas de asociación y neuronas motoras.

Las neuronas están formadas por las dendritas. Gracias a las dendritas es que las células nerviosas tienen forma de árbol.

Células epiteliales

celulas epiteliales

Las células epiteliales, como su mismo nombre lo indica, conforman el epitelio que cubre las superficies del cuerpo, tanto interno como externo (piel y órganos).

Las células epiteliales son de forma plana. Sin embargo, también existe el caso de que las células epiteliales sean amorfas, es decir, sin forma definida.

Algunas estructuras propias de los animales, como las uñas, las garras y el cabello, están formadas por las células epiteliales.

Estas estructuras tienen a su vez una clasificación que permite que las mismas se agrupen de una forma más sencilla y que facilite su estudio.

Nos referimos a tres tipos: el escamoso, el columnar y el cubico.

El tipo escamoso forma una especie de barrera protectora en el organismo que impide que haya una entrada de gérmenes en él pues fabrica diversas capas en la piel.

Este tipo escamoso, está además presente en los vasos sanguíneos y en el esófago.

El tipo columnar ocupa una menor extensión que el anterior, pero eso no hace que sea menos importante, pues de igual forma su función es proteger al organismo de esos elementos ajenos a él que puedan hacer daño.

El tipo columnar se encuentra presente en los intestinos, la laringe y en la faringe.

Por último, el tipo cubico es mucho menor que el columnar y el escamoso, pues solo lo encontramos en los riñones y en la glándula de la tiroides.

Su función sigue siendo proteger el cuerpo de cualquier agente dañino.

Células musculares

celulas musculares

Los músculos que conforman el organismo están compuestos a su vez de algo. Este algo son tres tipos distintos de células: las células esqueléticas, las lisas y también las cardíacas.

Todas estas células que acabamos de mencionar son las que ayudan a mantener el movimiento (también en los casos de la llamada función motora) de los animales.

Células sanguíneas

celulas sanguineas

En el torrente sanguíneo, circulando por el cuerpo del animal, podemos encontrar dos tipos de células bastante particulares: los glóbulos blancos, también conocidos como leucocitos y los glóbulos rojos, también conocidos como eritrocitos.

Los glóbulos blancos, también conocidos como leucocitos, se caracterizan por su función inmunológica. Su trabajo es defender el organismo contra las infecciones, contra las enfermedades y también contra los gérmenes.

Son indispensables para mantener sano el sistema inmune y mantener un estado de salud aceptable.

Por su parte, los glóbulos rojos resaltan dentro de todo porque en el interior de los mismos encontramos la molécula llamada hemoglobina.

La hemoglobina, es la que se encarga de unir, formar y juntar el oxígeno. Además, tiene la función de transportar el oxígeno a través del líquido sanguíneo.

Los eritrocitos (glóbulos rojos) tienen forma geométrica, específicamente de círculo. Son redondos y planos.

Su flexibilidad es increíble, tanto que pueden cruzar los vasos sanguíneos más angostos.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…